«Los Croods: Una nueva era », vuelven los prehistóricos más desmelenados.

Allá por el año 2013 salió a la luz Los Croods. Una aventura prehistórica que narraba las aventuras de una familia muy peculiar. Era muy diferente a Dinosaurio que se había estrenado unos años antes pues trataba de una familia de hombres primitivos que intentaban sobrevivir a un mundo que se estaba derrumbando. Curiosamente años más tarde, las dos temáticas: dinosaurios y hombres primitivos, se unirían en la irregular El viaje de Arlo.

Los Croods estaban formado por Grug (un padre muy protector), Ugga (una madre amable), Gran (una abuela chinchona que me recuerda a la abuela de Sid, el de La Edad de Hielo), Eep (una adolescente aventurera que parece un culturista), Trunk (otro adolescente que es un poco descerebrado) y el pequeño, una niña con alma de perro rabioso. Viven como auténticos primitivos, ajenos a todos los avances que otros humanos disfrutan. Así que cuando se les aparece Guy, un joven con ideas modernas, lo antiguo -el padre- se enfrentará a lo moderno -la hija-, a la vez que intentan salvarse de una catástrofe natural. En líneas generales era una película que terminó bastante bien, con un final cerrado y muy feliz que daba pie a que no hubiera continuación. Pero tras su éxito se empezó a plantear la idea de una secuela. No sería hasta el 2020 cuando se pudo hacer realidad, aunque la pandemia del Covid trastocó su estreno en los cines.

Seguir leyendo “«Los Croods: Una nueva era », vuelven los prehistóricos más desmelenados.”

«Raya y el último dragón», otra heroína cargada de buenas intenciones.

Quizá esta sea una opinión muy impopular pero poco importa ahora mismo. Las últimas películas de Disney, con grandes estrenos y protagonistas únicos han sido Raya el el último dragón, Moana, Zootopia (el sueño de la coneja en ser policía), Frozen, Enredados, … Creo que vas cogiendo la idea. Todas tienen a mujeres como protagonistas absoulto. Big Hero 6, o Rompe Ralph rompen un poco esta tradición pero lo que une a ambas es que que no se pueden considerar grandes películas de animación, sí, son divertidas y entretenidas pero no de una magnífica calidad narrativa. En cualquier caso Disney se ha especializado en crear heroínas que no necesitan a nadie para resolver los problemas. Las dulces princesas de los años cuarenta y sesenta se habían transformado en las protagonistas de cualquier novela juvenil que puebla las estanterías de las librerías. Parece que querer ser princesa, o querer tener un pretendiente, o simplemente enamorarse, es algo que no se puede ni mentar. El amor romántico parece que se ha convertido en tabú en las películas de Disney/Pixar.

Y hablando de Pixar esta no resuelve el problema anterior, Soul, es demasiado adulta, Toy Story 4 es una copia de las anteriores, Los increíbles 2 no pasa de mediocre, Buscando a Dory puede ser una pesadilla si te pilla en mal momento -mi hermana terminó odiando a Dory y su constante pérdida de memoria-, Inside Out es muy interesante pero poco más, Monster University no es gran cosa, y así podríamos a seguir. Todas son películas corales en las que no hay un protagonista único. Solo romper esta regla, Brave -otra adolescente con aire de héroe- y Coco, la única que verdaderamente vale la pena. Se podría decir que solo dos películas tiene un niño como protagonista, Big Hero 6, y Coco. Lo siento pero El buen dinosauro no entra aquí, el dinosauro es el protagonista y el niño es la mascota.

Seguir leyendo “«Raya y el último dragón», otra heroína cargada de buenas intenciones.”

«Soul» o cuando Pixar perdió la inocencia.

Seguramente yo estoy en minoría porque no creo que Soul, la nueva propuesta de Pixar sea tan buena como la clasifican algunos. Solo hace falta darse una vuelta por la red de redes para ver que muchos la denominan como una obra maestra, desmenuzan cada escena y buscan significados ocultos en cada detalle. Hablan de su importancia como película protagonizada por un persona negra sin darse cuenta de que Home -que la he visto hace un par de día- contaba como una niña negra como personaje principal. También está Tiana y el sapo, y en menor medida otras películas que tiene a personas no blancas como personaje principal. La verdad es que en la animación tenemos todos los colores posibles: negro, blanco, castaño, verde, azul… Lo que menos importa en un personajes de animación es su color sino lo que hace. Uno de mis personajes preferidos de Disney es Hades, y es gris con el pelo azul.

Seguir leyendo “«Soul» o cuando Pixar perdió la inocencia.”