«Se busca papá», una agradable película familiar.

Sinceramente, últimamente no tengo muchas ganas de ver televisión. Por mucho que busque en el catálogo de Amazon, Netflix, Movistar o de Disney (¡viva la familia bien avenida!) no hay nada que me llame la atención, y si quizá miro algo es porque lo ha escogido otra persona. Así ha pasado con la novedad de Netflix, Se busca papá, un drama-comedia-juvenil mexicano que cuenta con la participación de Netflix.

Se busca papá es una historia muy sencilla. Blanca Díaz, es una niña apasionada por la bicicleta siendo muy buena en la carreras de ciclismo extremo, pero su madre Fernanda se niega rotundamente a que use una desde que su marido, y el padre de Blanca, falleciera mientras daba un paseo con una bicicleta. Nuestra joven protagonista, junto su amiga deciden llevar un plan para poder participar en un campeonato. Necesitan un papá para que firme el consentimiento paterno para participar, y pare ello no hay nada mejor que hacer una selección entre aquellos actores que puedan optar al papel. Y aquí entra Alberto, un antiguo y famoso actor que lo dejó todo después de perder a su hija; ahora conduce un taxi y está cargado de deudas, en gran parte a sus pobres modales con sus clientes y a su afición por el alcohol.

Si tuviera que clasificar a esta película en sería : Disney a la mexicana. Pero esto sería un error, porque al fin y al cabo, Disney no es la propietaria de películas familiares cargadas de buenas intenciones. En España tenemos ejemplos muy buenos. Los que tengan algunos años recordarán a Joselito o a la incombustible Marisol. Centrándonos en la película, es muy agradable de ver a pesar. Es cierto que la historia es excesivamente previsible y peca con personajes que están cortados por los patrones clásicos del género, pero pese a todo ello la historia fluye con corrección, gracias en parte a la gran labor de los actores y a unas tramas secundarias que dan un poco más de profundidad a todo el conjunto. Que Blanca no le hable a su madre muestra la ruptura entre ellas y como cada una se empecina en hacer lo que desea. Sin comunicación Blanca no puede decirle lo que siente respecto a la muerte de su padre y cuales son sus sueños, su frustración la hace ser muy brusca y maleducada en muchas ocasiones. Que Fernanda actúe ante esta situación como una madre autoritaria no le permite decirlo lo asustada que está ante la posibilidad de perderla del mismo modo que su padre. Son testigos de esta situación la asistenta de la casa, y la mejor amiga de Blanca.

Seguir leyendo “«Se busca papá», una agradable película familiar.”

«Jumanji: Siguiente nivel», cuando el juego empieza a ser aburrido.

Jumanji siguiente nivel

Es casi imposible no pensar en Jumanji y no recordar a Robin Williams y a una jovencísima Kristen Dunst embarcados en un peligroso juego de rol. Era el año 1995 y desde entonces muchas cosas han cambiado. Ahora Jumanji no es un juego de mesa sino un antiguo juego de ordenador. Williams ya no forma parte de la saga sino que el papel lo ha tomado Dwayne Johnson en forma de intrépido explorados que acude a salvar este misterioso mundo con ayuda de sus compañeros en Jumanji: Bienvenidos a la jungla.

Pero pese a las diferencias entre ambas películas -actores, historia, personajes- tiene un elemento en común: no son sobresalientes sino que su puntuación se queda en un simple aprobado. Esto quiere decir que la podrás ver si estás de buen humor pero podrás abandonar por la mitad si te surge algo más interesante. También tienen en común que fueron grandes éxitos y esto implica una continuación. Y ahí entra Jumanji: Siguiente nivel.  Seguir leyendo “«Jumanji: Siguiente nivel», cuando el juego empieza a ser aburrido.”

«Playmobil: La película», una comedia de juguete sin mucho riesgo.

playmobil

No hay que confundir los playmovil con los legos, si lo haces cualquier niño de menos de siete años te condenará por tu ignorancia y no hay nada más extraño que una persona de menos de un metro ve te vea como un lerdo y se vea obligado a darte una lección de cuales son las diferencias entre las pequeñas figuras de plástico. Cuando Lego decidió dar el salto a la gran pantalla en el 2014 el éxito fue enorme, así que no resultó raro que Playmovil decidiera seguir estos pasos. Pero ambas compañías tiene un espíritu diferente, podemos decir que la primera es más alocada y la segunda más seria, y eso se traduce en lo que podemos ver en la gran pantalla.

Playmobil: La película es una película muy tradicional que juega con las bases de la comedia de familia que se lleva desde los años ochenta del siglo pasado. Es tradicional, no muy arriesgada, simple y previsible, y nada alocada. Quizá por esto tiene tan malas críticas en diversos lugares aunque creo que en este sentido lo que provoca que su puntuación sea tan baja es que la comparamos con Lego: La película que es todo un espectáculo de locura en formato plástico de cinco centímetros. Seguir leyendo “«Playmobil: La película», una comedia de juguete sin mucho riesgo.”