literatura, Novela romántica

Domar a un salvaje, Elizabeth Hoyt

Domar  a un salvaje

Elizabeth Hoyt

Ediciones: Urano

Colección: Titania

Género: Romance histórico

Páginas: 352

ISBN: 978-84-92916-08-5

Precio: 15,00 €

Serie: La leyenda de los cuatro soldados 03

Las profundas cicatrices que han marcado a fuego a sir Alistair le recuerdan a diario la traumática experiencia de su paso por las colonias. Refugiado en su casa, con un solo sirviente, pretende evitar todo contacto con el exterior y esconder su aterrador aspecto. Pero cuando una bella mujer dispuesta a ser su ama de llaves llega a su puerta, algo se despierta en su corazón, algo que conecta con la pasión vital que ha reprimido durante tanto tiempo. Helen Fitzwilliam ha decidido huir del lado de su amante de una vez por todas. Han sido demasiados años pagando por un error que cometió siendo muy joven. Dejar el lujo al que está acostumbrada por un desvencijado castillo escocés será el menor de los riesgos; el hombre que lo habita podría espantar a cualquier mujer menos decidida que ella. Y sin embargo, quizá Helen sea la única capaz de ver más allá de las huellas físicas y emocionales de su nuevo amo. 

Domar  a un salvaje es la tercera entrega de la serie “La leyenda de los cuatro soldados” formada por el momento por cuatro libros.

En la novela anterior, Seducir a un pecador,  ya se pusieron las bases para historia que vamos a reseñar porque aparecían como secundarios importantes sir Alister Munroe y la hermosa Helen Fitzwilliam aunque no había ninguna relación entre ellos, no se conocían. Pero ambos tienen alguien en común, la hermosa Melisande Fleming quien ve en Helen y en sus hijos una oportunidad estupenda para sacar a su amigo Alister de su soledad y enclaustramiento. A la vez sirve para ayudar a una recién adquirida amiga.

Nuestra historia comienza con el viaje que realiza la hermosa Helen en compañía de sus hijos a las lejanas tierras de Escocia. Después de años ha tenido el valor de huir de su antiguo amante, un duque con el que tuvo dos hijos, Abigail de nueve años y Jamie de cinco. Y para hacerlo ha contado en apoyo de Melisande Fleming, la actual esposa de lord Vale, ella le ayuda a escapar y le muestra un lugar donde refugiarse, en donde poder empezar de cero. Y ese lugar es el castillo de   sir Alister Munroe, un estudioso de la naturaleza que fue terriblemente mutilado por los indios después de que alguien traicionara al regimiento que el acompañaba. Desde entonces se ha limitado a no dejarse ver, ha perdido un ojo, y parte de su rostro es un cruce de cicatrices así que lo que menos quiere es tener una hermosa mujer que le hace recordar que pese a todo sigue siendo un hombre de pasiones.

Domar a un salvaje  es un libro muy bonito en el que debemos distinguir dos partes, o más bien tres. La primera corresponde a toda la relación amorosa que se va desarrollando entre Alister y Helen. Ambos son personas adultas, rondan los treinta años, que han sufrido mucho en un momento determinado. Él por todo lo ocurrido en las colonias americanas que le destrozaron el rostro, y ella porque siendo muy joven lo dejó todo por amor, un amor que comprueba que no ha sido real. Si bien Alister ya no es guapo sigue siendo un hombre muy valorado en su trabajo (a pesar de que desde hace años no ha publicado nada), Helen es muy hermosa pero carece de valor social pues ha sido repudiada por su familia y por toda la sociedad por ser la amante de un duque. Es una pareja que se complementan en sus defectos y virtudes lo que hace que la relación amorosa sea muy bonita.

La única pega que le puedo poner es que entre ellos surge la “pasión carnal” muy rápido, personalmente me hubiera gustado que se lo tomaran con más calma de modo que se jugase más con las mirada encendidas, los malos entendidos, los pensamientos enloquecedores y sobre todo con las dudas, esas dudas que corroen y engañan, por parte de Alister al pensar que es imposible que una mujer tan hermosa como Helen que puede tener al hombre que quiera se vaya a enamorar de un hombre tan desfigurado como él, por parte de Helen al pensar que es imposible que un hombre tan bueno, honorable y decente como Alister vaya a  tener algo honesto con una mujer que ha sido amante de un hombre durante años … Pero bueno, esta rapidez en “meter” a los protagonistas en una mullida cama es algo que se ve en casi todos los libros románticos actuales. No es una característica propia de esta novela sino del género romántico en su conjunto.

La segunda parte está relacionada con el ex amante de Helen, el duque padre de sus hijos, un hombre mayor que ha la desatendido durante años pero que no quiere perderla porque él nunca deja que sus “posesiones” lo abandonen. Aquí el desarrollo de la trama es bueno, con su justa medida de emoción, un poco de aventura y nada más. Podría haber un poco más de sangre, golpes y más acción pero no casaría bien con la historia, o más bien con Alister, un estudioso, un hombre que privilegia la parte más intelectual, más mental a la más física por eso para salir del lío usa la cabeza y no los puños.

La tercera parte es la que une toda la serie que a su vez se divide en dos, una es la relacionada con las leyendas de los soldados, con ese libro de cuentos que va pasando de protagonista femenina en protagonista femenina y que otorga a cada novela un peculiar y hermoso cuento protagonizado por un soldado y una hermosa princesa y  que es narrado al comienzo de cada capítulo. Ésto nos permite saber quién será la siguiente protagonista, que en este caso es una joven bastante dulce. La otra corresponde al traidor, al hombre que con su avaricia hizo que una buena compañía de soldados británicos cayeran en manos de los indios que los masacraron sin piedad. No puedo decir mucho al respecto salvo que todo se tendrá que resolver en el último libro de la serie.

No podemos olvidar a los secundarios, están los hijos del Helen, son niños encantadores que sobrellevan la situación como pueden; la hermana de Alister una mujer de armas tomar que tiene como amiga y acompañante  a una mujer mucho más serena y observadora; y por último un perro que tiene un nombre provisional hasta que se decida el definitivo.

Domar a un salvaje tiene unos buenos protagonistas  que logran en amor pese a que tenían un pasado muy difícil, contamos también con una trama que se sustenta con soltura a lo largo de toda la novela y que se enriquece con personajes secundarios muy correctos.

Un libro en definitiva mantiene el buen hacer de toda la serie. Más que recomendable.  Tan solo falta que podamos leer la cuarta y última entrega. Por último comentar que la serie de La leyenda de los cuatro soldados está compuesta por

1º – Tentación irresistible

2º – Seducir a un pecador

3º – Domar a un salvaje

4º – To Desire a Devil

Anuncios

1 thought on “Domar a un salvaje, Elizabeth Hoyt”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s